Crea fácilmente tus propios widgets para Windows con SideSlide

Con Windows Vista, y con Windows 7, Microsoft desarrolló una herramienta que nos permitía añadir al escritorio de nuestro sistema operativo una serie de widgets que nos permitían tener siempre a la vista, por ejemplo, el rendimiento del equipo, notas o nuestras fotos favoritas. Sin embargo, esta herramienta contenía graves vulnerabilidades y, por ello, Microsoft no la ha seguido implementando en sus últimos sistemas operativos y, además, la ha descontinuado.

Los usuarios que echen de menos widgets de escritorio deben recurrir ahora a otras herramientas de terceros que ofrecen funcionalidades similares, como es el caso de SideSlide. Esta aplicación es una herramienta avanzada, gratuita y portable que nos va a permitir crear nuestros propios widgets de forma muy sencilla y colocarlos en el escritorio de manera que siempre los tengamos a la vista.

Las principales características que nos ofrece SideSlide son:

  • Una aplicación gratuita y portable, para no sobrecargar el sistema.
  • Nos permite crear espacios de trabajo personalizables y totalmente ajustables para no ocupar espacio de más.
  • Nos permite agrupar iconos, accesos directos a comandos, URLs, añadir RSS, imágenes, notas y recordatorios.

Aunque la estética no es precisamente uno de sus puntos fuertes, las combinaciones que podemos crear son muy elevadas, desde una caja con todos nuestros accesos directos o aplicaciones hasta una lista con todos nuestros recordatorios, nuestras webs favoritas y/o tareas pendientes.

A continuación, vamos a ver cómo funciona esta aplicación.

Cómo funciona SideSlide

Para utilizar esta herramienta, lo primero que debemos hacer es descargar la última versión disponible desde su página web principal. Una vez descargada, la descomprimimos y ejecutamos el instalador. Durante el proceso, el programa nos permitirá copiar la versión portable en vez de instalarla como una aplicación convencional, por lo que, si nos interesa esto, seleccionamos dicha opción.

 

Una vez finalice la instalación se ejecutará el programa. Por defecto veremos cómo nos habilita un espacio de trabajo virtual y una serie de widgets básicos creados por los desarrolladores.

 

Lo primero que haremos será cerrar y borrar todos los widgets y contenedores que crea por defecto. Para ello, pulsamos con el botón derecho sobre ellos y seleccionamos la opción de eliminar.

 

Ahora, vamos a crear nuestro propio widget. Para ello, dentro del espacio de trabajo que crea, hacemos clic con el botón derecho del ratón y seleccionamos “New“.

Aquí podemos ver una lista con todos los elementos que podemos crear en esta aplicación. Aunque no son tan vistosos como los que ofrecía Windows, las posibilidades son muy elevadas y su principal punto fuerte se centra en la personalización y la utilidad.

Podemos crear todos los que queramos, y cada uno de ellos ajustarlo y personalizarlo a nuestro gusto, tanto dentro del propio espacio virtual que nos crea la aplicación como fuera de él para que nos quede siempre fijo en el escritorio.

La aplicación puede resultar algo complicada y ponerlo todo a nuestro gusto puede llevarnos algún tiempo, pero, una vez lo tengamos, al ser portable, la configuración irá siempre con nosotros.

Fuente SoftZone

Cómo ocultar y mostrar los iconos del escritorio rápidamente en Windows

Los iconos de escritorio es un elemento que lleva acompañando al sistema operativo de Microsoft desde sus orígenes para ofrecer a los usuarios un acceso rápido a sus aplicaciones, herramientas, carpetas o archivos más importantes. Sin embargo, en muchas ocasiones, el escritorio se convierte en una auténtica maraña de accesos directos que hace que sea casi imposible encontrar lo que buscamos y que muchas veces, sin querer, podamos pulsar sobre alguno de estos iconos y lancemos una nueva aplicación.

Además, para algunos usuarios, aunque tengan su escritorio organizado, puede suponer un estorbo tener todos los iconos, por ejemplo, a la hora de tomar una captura de pantalla. Por eso, vamos a mostrar a continuación cómo podemos ocultar los iconos de los accesos directos de nuestro escritorio de manera rápida y sencilla, y cómo volverlos a mostrar en el caso que los necesitemos.

 

Desde las opciones de Windows

El propio sistema de Microsoft, ofrece la posibilidad de mostrar u ocultar estos iconos haciendo clic con el botón derecho sobre un espacio libre de nuestro escritorio y eligiendo la opción Ver > Mostrar iconos del escritorio o Ver > Ocultar iconos del escritorio dependiendo si están visibles o los hemos ocultado.

 

Con AutoHideDesktopIcons

Si queremos que esta función nos ofrezca una configuración algo más avanzada, entonces tenemos que echar mano de alguna aplicación de terceros. En este caso vamos a mostrar cómo podemos hacerlo con AutoHideDesktopIcons, un software gratuito, bastante ligero y portable que nos va a permitir ocultar los iconos del escritorio estableciendo un tiempo de retardo, pasado el cual, se ocultarán de forma automática sin que tengamos que hacer nada.

 

Este tiempo se puede fijar entre los 3 y los 100 segundos y será el tiempo que tarden en ocultarse todos los iconos si no lanzamos la acción que los muestra, ya que esto hará que comience de nuevo la cuenta atrás.

Para mostrar de manera rápida y sencilla los iconos en cualquier momento que necesitemos hacer uso de alguno de ellos, podemos configurar diferentes acciones como un clic en el escritorio con el botón derecho del ratón, con el botón izquierdo o con el botón central. Aunque también dispone de otras opciones como el atajo de teclado Win + D o simplemente con mover el ratón por el escritorio.

 

Por lo tanto, cuando empezamos a trabajar con nuestro equipo, los iconos se ocultarán pasado el tiempo establecido y volverán a mostrarse cuando lancemos la acción configurada para ello, volviéndose a ocultar pasado nuevamente el tiempo prestablecido. AutoHideDesktopIcons también ofrece la posibilidad de ocultar la barra de tareas con solo marcar la casilla correspondiente.

Cómo reemplazar el Símbolo del sistema por Windows PowerShell

El símbolo del sistema es un intérprete de comandos con el que Windows en numerosas ocasiones envía determinadas funciones que se realizan desde la interfaz gráfica para que sea el encargado de ejecutarlas. Además, los usuarios también pueden acceder a esta herramienta para ejecutar los comandos que deseen de forma manual. El primer intérprete de Windows fue el famoso MS-DOS y durante unos años, Windows cuenta con el símbolo del sistema, pero todo apunta a que ya está planeando sustituirlo por PowerShell.

Otro intérprete que está disponible en Windows y que permite crear sus propios comandos y scripts, es decir, algo más potente y moderno que el símbolo del sistema y de ahí que Microsoft esté planteándose que sea el sustituto del símbolo del sistema. Por lo tanto, para aquellos que ya lo están usando o aquellos que quieran comenzar a familiarizarse con él, dado que será el que finalmente se quede acompañando al sistema operativo de Microsoft, vamos a mostrar cómo podemos reemplazar el símbolo del sistema con PowerShell en el menú que aparece cuando pulsamos Win + X en Windows 10.

Windows Powershell en el menú Win+X o clic derecho en menú Inicio

Este menú al que nos referimos, es el mismo que se muestra cuando hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre el icono de Windows del menú inicio en la última versión del sistema operativo de Microsoft. Ahí, podemos encontrar la opción de abrir una ventana de símbolo del sistema con o sin permisos de administrador.

Por lo tanto, vamos a mostrar la manera de sustituir estas dos opciones por las de abrir PowerShell y abrir PowerShell con permisos de administrador. Para ello, lo primero que tenemos que hacer es ir a la configuración del sistema, elegir la opción Personalización y dentro de ahí, pulsar sobre la opción Barra de tareas.

Eso nos mostrará una serie de ajustes que podemos realizar sobre la barra de tareas en Windows 10 y entre la que podemos encontrar Reemplazar el Símbolo del sistema por Windows PowerShell en el menú al hacer clic con el botón derecho en el botón Inicio o presionar la tecla Windows + X. Lo único que tenemos que hacer, es deslizar el interruptor hasta la posición de encendido y ya podemos comprobar cómo al mostrar este menú, las dos opciones que aparecían para abrir el Símbolo del sistema han sido sustituidas y ahora nos permiten abrir Windows PowerShell con o sin permisos de adminsitrador.

¿Qué es la carpeta “System Volume Information” de Windows?

Hay muchos usuarios a los que nos gusta mantener todos nuestros archivos ordenadamente guardados dentro de nuestros discos duros y, además, todas las carpetas organizadas en directorios, manteniendo la raíz de un disco duro, su directorio principal, lo más limpio posible. Sin embargo, mientras llevamos a cabo este mantenimiento, es posible que nos hayamos encontrado con una carpeta desconocida y oculta llamada “System Volume Information”.

 Generalmente, esta carpeta aparece por igual tanto en los discos duros internos como en los externos y en las unidades USB que conectamos al ordenador, incluso aunque logremos eliminarla, al poco vuelve a aparecer de nuevo, creada automáticamente por el propio Windows. Además, esta carpeta suele estar generalmente bloqueada para evitar problemas y que otras aplicaciones, o los mismos usuarios, accedan a su contenido, lo modifiquen y puedan perjudicar al sistema, por lo que, aunque intentemos entrar en ella, lo más probable es que recibamos un error.

System Volume Information” es una carpeta creada automáticamente por Windows y que el sistema operativo utiliza para guardar determinada información sobre el sistema, aunque su principal finalidad es la de guardar la información correspondiente a los puntos de restauración que creamos de nuestro sistema operativo. Además, esta carpeta también se usa para almacenar información sobre la indexación de los directorios, las Shadow Copy de los archivos e información sobre los accesos directos para que si uno falla se pueda recuperar fácilmente, entre otras cosas.

¿Puedo eliminar la carpeta “System Volume Information”?

Por lo general, en las unidades NTFS, como esta carpeta está bloqueada y solo puede utilizarse con permisos de SYSTEM, ni podemos acceder a ella ni eliminarla. En las unidades formateadas en FAT32 o en EXT4, por el contrario, sí podemos acceder a todo el contenido de estas carpetas y eliminarlas por completo, sin embargo, Windows la volverá a crear automáticamente cuando la necesite, por lo que no nos servirá de mucho.

Normalmente, esta carpeta no suele ocupar demasiado espacio en el disco, sin embargo, si nuestra carpeta System Volume Information ocupa mucho espacio, más del que debería, se debe, como hemos dicho, a que Windows guarda en ella los puntos de restauración del sistema, por lo que, para reducir su tamaño, debemos eliminar estos puntos y reducir el espacio dedicado a ellos para que esta carpeta reduzca su tamaño y evitar que vuelva a crecer en exceso.

Si queremos reducir el tamaño de los puntos de restauración del sistema, podemos hacerlo desde la configuración avanzada de nuestro Windows, en el apartado de “Protección del sistema”.

Resumiendo, la carpeta “System Volume Information” es una carpeta del sistema utilizada por Windows para determinadas tareas y, por lo tanto, aunque no es difícil eliminarla ni pasaría nada por hacerlo, lo mejor es dejarla tal cual para asegurarnos de que todo funcionará con normalidad si necesitamos, por ejemplo, recurrir a los puntos de restauración o a las Shadow Copy de un archivo.

Fuente SoftZone

Mozilla corrige en Firefox la vulnerabilidad detectada en los usuarios de Tor

Últimamente se habla mucho de las vulnerabilidades que en los últimos tiempos están surgiendo en los navegadores de Internet más más utilizados del momento, fallos de seguridad que los desarrolladores procuran subsanar lo antes posible para mantener a sus usuarios al día.

Más si tenemos en cuenta la «guerra» abierta entre que hay en la actualidad entre los más importantes desarrolladores de este tipo de software: Google, Microsoft o Mozilla. En este caso nos vamos a centrar en el último caso, Firefox de Mozilla, del que en las últimas semanas se ha venido hablando acerca de una vulnerabilidad “0-day” en el mismo que podría ser utilizado para atacar a los usuarios de Tor Browser mientras se ejecutaba en sistemas Windows.

Más concretamente este agujero de seguridad se produjo después de la liberación en el navegador de la animación SVG, ya que diversos investigadores de seguridad descubrieron recientemente que este podría haber sido el detonante aprovechado por los atacantes. Así se buscaban víctimas entre los usuarios de Windows, ya sea utilizando el propio Mozilla Firefox o Tor Browser mientras estos estuviesen moviéndose en la Red Tor. Pues bien, este es un fallo de seguridad que ya ha sido admitido por los máximos responsables del software de Mozilla documentando el hecho bajo el sobrenombre de CVE-2016-9079.

Por todo ello la propia firma insta a sus usuarios a actualizar cuanto antes a la versión Firefox 50.0.2, Thunderbird 45.5.1 y Tor Browser 6.0.7 para de este modo evitar posibles ciberataques cuando se utilice la red Tor y de este modo mantener nuestra privacidad, que es precisamente uno de los principales objetivos de esta red. Por lo tanto podemos afirmar que la firma Mozilla ha sido rápida a la hora de parchear este fallo de seguridad en las últimas versiones TIC de Firefox, Firefox ESR y Thunderbird; y se ha llevado a cabo en todas las plataformas soportadas por estos programas, incluyendo Linux, Mac y Windows.

A pesar de que en un principio parece que tan solo los usuarios de Windows parecían ser los objetivos de los ataques tras la liberación de la animación SVG, la compañía ha aprovechado el incidente para actualizar las aplicaciones que podrían verse afectadas en todas las plataformas con las que es compatible.

Del mismo modo Tor Browser en su versión 6.0.7 también ha recibido una actualización de seguridad basada en Mozilla Firefox ESR 45.5.1. Podemos descargar Tor browser desde su página web principal.

Gestiona las unidades de red en tu PC con Network Drive Control

Si hay algo que necesitemos tener a mano o alguna aplicación que usamos a diario cada vez que nos sentamos frente al ordenador, entonces tratamos de tener un acceso a ello lo más directo posible para no andar perdiendo el tiempo en buscarlo todos los días. Si es una o varias carpetas de nuestro pc o alguna aplicación, entonces lo más fácil es crear una accedo directo en el escritorio. Sin embargo, es posible que en numerosas ocasiones nos surja la necesidad de tener acceso permanente a alguna carpeta de otro ordenador dentro de nuestra misma red.

En este caso, una de las opciones es mapear esa carpeta desde los ajustes que ofrece Windows indicando el equipo en el que está almacenada y la ruta. Algo que para aquellos que conozcan estas opciones puede resultar más o menos sencillo, pero que para muchos usuarios que no tengan conocimientos previos de cómo hacerlo puede resultar al más complejo.

Sin embargo, vamos a mostrar una aplicación muy útil para realizar este tipo de cosas, ya que nos ofrece la posibilidad de gestionar las unidades de red de nuestro equipo de forma sencilla. La herramienta en cuestión se llama Network Drive Control, está diseñada para equipos con sistema operativo Windows y permite añadir, editar, eliminar, clonar y gestionar las unidades de red de nuestro ordenador desde una interfaz muy sencilla de manejar y entender.

Además, esta aplicación gratuita permite configurar las asignaciones de unidades específicas de la red, así como la opción de configurar la manera de que se conecte nuestro equipo a las unidades de red mapeadas. Para comenzar a usar Network Drive Control, es necesario descargar e instalar la aplicación en nuestro PC, podemos conseguirla en este enlace.

Una vez hecho esto, basta con lanzar la herramienta y comenzar a añadir unidades de red, algo que es posible hacer fácilmente desde el botón Añadir unidad. Esto nos mostrará una nueva ventana donde debemos elegir el nombre de la red, la unidad y la ruta, usuario y password. Una vez que la hayamos añadido, la herramienta nos dará la opción de clonarla si así lo queremos, ya que puede ser útil si la mayoría de parámetros son iguales.

También permite asignar diferentes unidades de red a una misma letra siempre y cuando estén en diferentes redes, podemos ver todas las unidades con sus parámetros desde la interfaz, también es posible editar o eliminarlas en cualquier momento o establecer un tiempo de retardo para que se produzcan los mapeos después de encender el equipo.

Fuente SoftZone

Colorea la barra de tareas sin cambiar el menú Inicio y centro de actividades

Una de las características con las que llegaba la última versión del sistema operativo de Microsoft era la de ofrecer un montón de nuevos ajustes para la configuración y personalización del sistema, algo que se espera que sea ampliado aún más con la llegada de la próxima gran actualización, pero de momento hay que conformarse con lo que tenemos hasta ahora.

 El menú Inicio, la barra de tareas o el centro de actividades suelen algunos de los elementos de Windwos 10 que más gusta personalizar a los usuarios. Sin embargo, según los ajustes que ofrece ahora mismo Windows 10, cuando cambiamos el color desde la opción de Personalización en la nueva página de Configuración, vemos como automáticamente se cambia el color del menú Inicio, la barra de tareas y el centro de actividades.

De esta forma, se puede ver cómo Windows 10 trata a estos tres elementos como un mismo pack. Lo mismo ocurre si queremos dar transparencia ya que desde los ajustes, el sistema nos ofrece un único interruptor para que el menú Inicio, barra de tareas y centro de actividades sean transparentes. Sin embargo, si queremos que nuestra barra de tareas aparezca coloreada por completo con el color de énfasis elegido sin que el menú Inicio y el centro de acciones o actividades también cambien de color, vamos a tener que ir al registro de Windows y cambiar un valor.

Para ello, lo primero que tenemos que hacer es lanzar el comando regedit desde la ventana Ejecutar de Windows 10 y pulsar Enter para abrir la ventana del registro del sistema. Una vez ahí, navegamos hasta la ruta HKEY_CURRENT_USER\SOFTWARE\Microsoft\Windows\CurrentVersion\themes\Personalize y en el panel derecho debemos encontrar dos valores, ColorPrevalence y EnableTransparency.

Para cambiar de color la barra de tareas, que es lo que nos interesa en este momento, debemos hacer doble clic sobre  ColorPrevalence y cambiar su valor a 2 en hexadecimal. Una vez hecho esto, veremos cómo la barra de tareas cambia automáticamente de valor y se mostrará con el color de énfasis elegido en los ajustes de personalización de la configuración de Windows 10.

Si después de realizar este cambio activamos el interruptor para que el menú Inicio, barra de tareas y centro de actividades sean transparente, veremos como el color se mantiene en el fondo de la barra de tareas aunque se difumina un poco. Con lo que sí que hay que tener cuidado especial es con el interruptor que muestra el color en estos tres mismos elementos, ya que para realizar los cambios en el registro debe estar apagado. Es más, si en algún momento lo activamos y posteriormente lo volvemos a poner en posición OFF, veremos cómo el cambio realizado en el registro se deshace y la barra de tareas se mostrará nuevamente como el menú Inicio y centro de actividades.

 

Fuente SoftZone

Conoce las características más importantes de los principales formatos de vídeo

A día de hoy y más teniendo en cuenta los anchos de banda de los que disponemos además de la gran potencia que tienen la mayoría de los equipos actuales, el tratamiento de vídeo a diferentes niveles se ha convertido en algo muy habitual.

Esto era algo que hace unos años tan solo estaba reservado para algunos privilegiados que dispusiesen de lo último en lo que se refiere a la tecnología, tanto a nivel de hardware, software o incluso conexión a Internet.

A esto hay que sumarle que el tratamiento de vídeo en la actualidad no se acaba en el PC de sobremesa u ordenador portátil, sino que con la llegada de los potentes dispositivos móviles que se van renovando cada poco tiempo, este tipo de uso cada vez está más extendido. Hay que tener en cuenta que a pesar de que el mundo del vídeo digital es algo complejo, para todos aquellos que nos movemos a nivel de usuario, las herramientas disponibles además del hardware que por términos generales solemos tener en nuestros hogares, es más que suficiente para obtener unos resultados realmente aparentes.

A todo esto hay que sumarle el éxito y enorme alcance que tanto las redes sociales como las aplicaciones de mensajería instantánea están teniendo, plataformas donde los vídeos cada vez se están convirtiendo en un elemento más importante a la hora de comunicarnos con otros. Es por todo ello que, entre otros, uno de los apartados más importantes a la hora de tratar con vídeos, ya sea para uso personal, reproducción, retoque, conversión o para compartirlo a través de Internet, es el formato que estemos utilizando. Existen multitud de ellos, por lo que en las próximas líneas nos disponemos a hablaros de los más utilizados detallando las características más importantes de cada una de las alternativas.

Es importante conocer las características más trascendentales de cada formato de vídeo ya que, dependiendo de este, el uso del contenido multimedia será más adecuado para unas tareas que para otras. Hay que tener en cuenta que por regla general un fichero de vídeo con una determinada extensión, además del vídeo propiamente dicho, lo más probable es que contenga pistas de audio, imágenes o incluso textos a modo de subtítulos.

MKV

Este conocido formato llamado MKV se corresponde a las siglas de Matroska y una de sus principales características es que en su interior puede albergar multitud de tipos de contenidos multimedia como vídeos, fotografías, textos, animaciones 3D, entre otros. Encontramos vídeos en este formato distribuidos casi a cualquier definición, donde podemos incluir la tan de moda 3D. Se trata de un modo de vídeo totalmente libre que suele utilizar el códec H.264 y para el audio utiliza el AC3, el DTS o AAC.

Llegados a este punto cabe mencionar que el H.264 es un estándar de video de alta compresión que es utilizado por varios formatos, como el mencionado anteriormente, y que usa para codificar la biblioteca libre x264 y para decodificar Ffmpeg.

MP4

En este caso os vamos a hablar de uno de los formatos de vídeo más extendidos y utilizados hoy en día en todo el mundo, nos referimos al MP4. Su éxito se debe en gran medida a que se ha convertido en uno de los estándares de multitud de dispositivos móviles gracias a su versatilidad y fácil manejo en gran número de ámbitos. Al igual que en el caso anterior, este codifica el video en casi cualquier resolución, desde las más básicas hasta 4K logrando una gran calidad y archivos de «peso» algo más reducido que el logrado por algunos de sus competidores más directos. Además cabe mencionar que se basa en el comentado códec para las imágenes H.264 y en lo que se refiere al audio, utiliza AAC.

AVI

El formato AVI (Audio Video Interleave) fue creado allá por el año 1992 por el gigante Microsoft, que lo diseñó especialmente para funcionar de la manera más efectiva posible en sus sistemas e integra tanto un flujo de vídeo como varios de audio usando distintos códecs. Entre los más destacados y extendidos nos encontramos con Divx o Xvid en lo que se refiere al vídeo, además del MP3 o AC3 en el audio.

Soportes de video en el tiempo

WMV

Más conocido como Windows Media Video, esta es una alternativa que funciona por medio de varias tecnologías propietarias de nuevo, de Microsoft. En su funcionamiento utiliza una versión no estándar del conocido MPEG-4 y audio con múltiples canales simultáneos usando el códec de vídeo WMV y el de audio llamado WMA.

MOV

Si en los dos últimos hemos hecho referencia a las alternativas nativas de Microsoft, en este caso os hablaremos de una opción que quizá no esté tan extendida, nos referimos al formato MOV propietario de Apple y que usa el conocido reproductor de la firma, QuickTime. Quizá uno de los principales handicap de esta opción es que el número de reproductores compatibles es más reducido, aunque a pesar de todo estos ficheros usan el códec de vídeo H.264 y para el audio, AAC.

FLV

Esta es una alternativa que en su día fue especialmente desarrollada para transmitir vídeos en formato flash a través de la Red debido, entre otras cosas, a lo livianos que pueden ser, aunque es evidente que para su visualización es importante que tengamos instalado en el equipo el plugin de Flash Player de Adobe o disponer de algún software que ya lo integre. Con todo y con ello en la actualidad la mayoría de los reproductores multimedia ya están capacitados para reproducir estos ficheros, aunque lo cierto es que su uso cada vez es menor.

 

Fuente SoftZone

Recorta vídeos y archivos de audio sin pérdida con Lossless Video Cutter

Los vídeos y archivos de audio como nuestra propia voz o música favorita, son contenidos que cada vez han ido tomando un mayor protagonismo en nuestras vidas y en Internet. Mientras que hace unos años sólo era posible grabar vídeo con cámaras diseñadas para ello y no había tantos servicios que nos ofreciesen escuchar y descargar música en streaming, hoy en día se hace difícil concebir cómo sería el día a día sin ellos. Y es que estamos continuamente visualizando y escuchando este tipo de contenidos cada día a través de Internet, las aplicaciones de mensajería o las redes sociales.

Al igual que ocurre con las imágenes o fotografías, esto provoca que nos encontremos cada vez más a menudo con la necesidad de retocar o en este caso recortar parte de un vídeo o archivo de audio para compartirlo con nuestros familiares o amigos. Actualmente, existen muchas aplicaciones que nos permiten recortar vídeos de forma rápida y sencilla o que nos ofrecen la posibilidad de recortar archivos de audio para quedarnos con la parte que nos interesa.

 

Sin embargo, son aplicaciones que están diseñadas para poder recortar vídeos o archivos de audio, por lo tanto, si queremos realizar una acción tendremos que echar mano de una aplicación, mientras que si queremos recortar otro tipo de archivos, entonces tendremos que contar con otro software especializado para ello.  Pues bien, LossLess Video Cutter es una aplicación que permite recortar tanto vídeos como archivos de audio sin tener que instalar dos aplicaciones distintas. Además, realiza un recorte de estos dos tipos de archivos sin que se produzca ningún tipo de pérdida en ninguno de ellos.

Lossless Video Cutter es compatible con un montón de tipos de archivos de vídeo como MP4, AVI, FLV o MKV, entre otros, y permite recortar parte de un vídeo sin comprometer su calidad. Además, también permite la previsualización y reproducción de vídeos o capturar fotogramas del vídeo desde la propia interfaz.

 

Otra de las funciones con la que cuenta esta aplicación es la de poder recortar archivos de audio de diferentes formatos como MP3, AAC, OGG, etc. Al igual que ocurre con los vídeos, los recortes de archivos de audio también se realizan sin pérdidas de calidad con Lossless Video Cutter. Puedes descargar esta aplicación portable de forma totalmente gratuita desde este mismo enlace y comenzar a probarla para recortar tus vídeos y archivos de audio con total facilidad.

Manual de CHKDSK: Soluciona los problemas con tu disco duro

CHKDSK, también conocida como “check disk”, es una aplicación que viene por defecto instalada en los sistemas operativos Windows y que nos permite analizar la estructura de datos de nuestros discos duros con el fin de encontrar posibles errores o problemas y solucionarlos sin necesidad de formatear el disco ni perder (en la mayoría de los casos) los datos almacenados en dicho disco.

Aunque esta herramienta no soluciona siempre el 100% de los problemas, sin duda es un buen punto para empezar. La herramienta ha sido bastante mejorada en Windows 8 y Windows 10. Nosotros vamos a centrarnos en cómo utilizarla en este último sistema operativo, por ello, si utilizamos Windows 7, aunque sí tenemos CHKDSK instalado por defecto, es posible que algunas de las funciones más nuevas no estén implementadas y no podamos hacer uso de ellas.

 

Si queremos realizar un escaneo y una reparación a todo nuestro disco, el comando universal que debemos ejecutar es:

  • chkdsk C: /F /R

Analizando el comando anterior, C: es la letra de la unidad que queremos analizar (si en vez de la unidad de Windows queremos analizar otra debemos cambiarlo por D:, E:, etc). /F implica que el comando solucione todos los errores detectados y /R que encuentre todos los sectores dañados en el disco y, si es posible, recupere toda su información.

También, si la unidad que analizamos no es de Windows, podemos añadir el parámetro /X que obligará al volumen a desmontarse para mejorar la detección y reparación de errores.

Aunque con lo anterior tendremos suficiente, también debemos conocer otros parámetros adicionales que nos van a permitir tener un mayor control sobre el funcionamiento de la herramienta y los errores del disco, tanto para unidades NTFS como FAT.

Escanea y repara tu disco duro NTFS con CHKDSK

El primero que los comandos que debemos conoces es “scan”, el comando que nos permite escanear la estructura de datos de nuestro disco duro para saber si es necesario aplicarle alguna reparación o, de lo contrario, no tiene problemas. Para ello, tan solo debemos ejecutar:

  • chkdsk /scan

Con Windows 8 y Windows 10 se ha implementado la posibilidad de reparar los errores con el sistema operativo en funcionamiento sin necesidad de reiniciar y desmontar el disco para proceder con la reparación, sin embargo, algunos errores pueden no repararse correctamente de esta manera, por lo que es posible forzar una reparación “offline”, es decir, con el sistema operativo reiniciado, ejecutando:

  • chkdsk /scan /forceofflinefix

También podemos acelerar el proceso añadiendo a los comandos anteriores el parámetro /perf, aunque debemos tener en cuenta que este comando utilizará muchos más recursos y puede que, hasta que finalice, el ordenador vaya lento. De igual manera, podemos añadir el comando /spotfix para obligar a la herramienta a solucionar los errores ya detectados en análisis anteriores, ahorrando tiempo y recursos.

Otros parámetros importantes de esta herramienta para NTFS son:

  • /sdcleanup – Recolecta y borra datos no utilizados por el analizador (implica el uso de /F).
  • /B – Vuelve a evaluar los clústeres incorrectos en el volumen (implica el uso de /R).
  • /C – Omite la comprobación de ciclos dentro de la estructura de carpetas.
  • /I – Realiza una comprobación menos exhaustiva de las entradas del índice.
  • /L:tamaño – Cambia el tamaño del archivo de registro al número especificado, en kB. Si no se especifica ningún tamaño, muestra el tamaño actual del registro del disco.

Escanea, limpia y repara discos FAT

En caso de tener discos FAT, uno de los parámetros específicos de este formato es /freeorphanedchains. Este parámetro, en lugar de intentar reparar los clusteres incorrectos, simplemente los marcará como disponibles, permitiéndonos volver a utilizar el espacio dañado, pero con la correspondiente pérdida de información de ellos.

También es posible ejecutar /markclean para marcar el volumen entero como un volumen limpio, incluso sin necesidad de forzar una reparación.

Ambos parámetros debemos utilizarlos con cuidado.

Fuente SoftZone

Cómo restaurar Windows 10 para que funcione más rápido

Ajustes de W10

1: ¿Por qué Windows funciona lento?

Hay que entender que, con el paso del tiempo, en un ordenador se acumula basura en forma de software y archivos. Por ejemplo, los archivos temporales y las cookies pueden llegar a ocupar mucho espacio. Si no borras ambos periódicamente, esto llegar a hacer que Windows se ralentice.

Los programas de terceros, como por ejemplo puede ser el antivirus o cualquier aplicación de retoque fotográfico, también influyen en el rendimiento de W10. La mejor forma de prolongar la vida útil del sistema operativo es evitar instalar software innecesario, pero esto no siempre es posible.

Hasta ahora, si querías hacer limpieza de archivos sobrantes y programas inservibles en Windows, no quedaba más remedio que hacerlo a mano. Sin embargo, con las últimas actualizaciones de W10, se ha estrenado una herramienta para restaurarlo de forma automática.

Lo que esta herramienta, llamada Windows Recovery Tool, es restaurar Windows 10 a su estado inicial. Lo deja como nuevo, tal y como lo instalaste. Así, tu ordenador funcionará de forma más rápida y fluida, aunque tendrás que volver a instalar el software que te sea imprescindible.

2: Accede a los Ajustes de Actualización y Seguridad

Desde el Inicio de Windows, puedes acceder a los Ajustes del Sistema. Una vez que lo hayas hecho, selecciona los de Actualización y Seguridad.

En esta ventana puedes modificar la configuración de las actualizaciones de W10 y de su Firewall y antivirus. No obstante, no es esta la pestaña a la que te diriges: es a la de Recuperación, desde donde podrás restaurar Windows.

 3: Descarga la herramienta para restaurar Windows

A diferencia de la restauración del sistema con la que contaban las anteriores versiones de Windows, en W10 la limpieza completa implica descargar un archivo. Es una herramienta que devolverá tu ordenador al punto de partida.

Para descargar el archivo de restauración de Windows, debes seleccionar Más opciones de Recuperación en la pestaña Recuperación. Se abrirá una página web con un enlace para la descarga del fichero.

 

4: Elige el modo de restauración y espera

Al ejecutar Windows Recovery Tool, el programa te pregunta si quieres realizar una limpieza completa del disco duro o conservar tus archivos. En cualquiera de los dos casos, todos los programas que hayas instalado en Windows se borran. Si eliges conservar tus ficheros, las fotos, documentos de texto y de cualquier otro tipo permanecen intactos.

Una vez hayas decidido y seleccionado la opción correspondiente, la herramienta procede a descargar Windows 10 e instalarlo de nuevo en tu ordenador. Mientras tanto, tómate unos minutos para descansar, pues la operación puede tomar bastante tiempo.

Cuando ésta finalice, haz login en el sistema de la forma habitual, con tu usuario y tu contraseña. Tu ordenador estará completamente limpio y listo para funcionar más rápido con Windows 10 recién restaurado.

 

Fuente ComputerHoy

 

Oculta cualquier unidad para que nadie pueda acceder a ella en Windows

ocultar unidad de windows

Aunque para todo el mundo utilizar las herramientas de Windows a través de su interfaz visual es mucho más sencillo que hacer uso de la línea de comandos, en ocasiones puede que no nos quede más remedio que hacer uso de la ventana de símbolo del sistema para realizar algún ajuste en el sistema, como por ejemplo, ocultar una unidad de nuestro disco local. Sin duda, un pequeño truco para evitar que no esté visible ante la mirada de curiosos y evitar que nadie pueda cotillear donde no debe, sobre todo si compartimos nuestro PC.

Lo cierto es que desde hace años todo el mundo ha optado por la opción de guardar aquellos documentos o archivos que no quería que nadie viese en una carpeta que posteriormente ocultaba, pero lo cierto es que se trata de una práctica poco segura, ya que fácilmente pueden volverse visibles para el resto de usuarios y que tengan acceso a ellos.

También existen algunas herramienta que nos permiten bloquear el acceso a determinadas carpetas añadiendo una contraseña, pero si no quieres que nadie tenga la tentación de acceder a estas carpetas o saltarse el nivel de seguridad establecido, existe la posibilidad de ocultar una unidad de disco y almacenar en ella todo lo que no queremos que esté al acceso de curiosos.

Oculta cualquier unidad en Windows

Para ello, lo mejor será crear una unidad nueva y  vacía, para añadir ahí todo lo que queramos y posteriormente proceder a ocultarla. Lo primero que vamos a hacer, es abrir una ventana del símbolo del sistema con permisos de administrador, escribir el comando Diskpart y pulsar Enter. A continuación, se reconocerá nuestro disco duro y se iniciará un prompt de Diskpart, que más que un comando es como una aplicación. Ahora, escribimos el comando list volumen y pulsamos Enter nuevamente. Esto nos mostrará un listado de las unidades disponibles en nuestro equipo con el número de volumen correspondiente, la letra asignada, sistema de archivos, tamaño, etc.

Nos fijamos en el número de volumen de la unidad que queremos ocultar y ejecutamos el comando select volumen X, donde X es el número de volumen de la unidad. Esto hará que se nos muestre un mensaje de confirmación en el que se confirma que hemos seleccionado dicho volumen. Seguidamente, lo que nos queda por hacer es ejecutar el comando remove letter X, donde X ahora es la letra de la unidad que vamos a ocultar. Si todo va bien, podremos comprobar cómo desde el explorador de archivos de Widnows no está visible la unidad que acabamos de ocultar, aunque hay que decir que sí podremos acceder a ella desde línea de comandos nuevamente o desde el administrador de discos de Windows.

Si en cualquier momento queremos hacer visible nuevamente a esta unidad, sólo tenemos que ir nuevamente a la línea de comandos y ejecutar assign letter X, donde X es la letra que le vamos a asignar a la unidad oculta.

Fuente SoftZone

Accede directamente a una entrada del registro de Windows

registro windows

El registro de Windows es donde se almacena de forma jerárquica los ajustes de configuración y opciones del sistema operativo de Microsoft. Una herramienta que lleva acompañando desde sus orígenes a Windows y a la que muchos usuarios han preferido ni entrar durante mucho tiempo por miedo a tocar algo que afectase al correcto funcionamiento de su equipo. Sin embargo, hoy en día, son cada vez más usuarios los que se están familiarizando con el registro de Windows, ya que desde ahí vamos a poder realizar diferentes ajustes que desde la propia configuración del sistema no podemos hacer.

Sin embargo, su estructura hace que no sea fácil encontrar aquello que buscamos, incluso sabiendo la ruta exacta, es fácil equivocarse además de tener que navegar por un gran número de entradas hasta conseguir llegar donde queremos cada vez que accedemos al registro del sistema. Además, estas rutas tan largas resultan difíciles de memorizar y hace que de una vez a otra se olvide el sitio exacto donde tenemos que ir para acceder a determinados ajustes.

A continuación vamos a mostrar distintas formas de poder acceder a una entrada concreta del registro de Windows de forma inmediata sin tener que ir navegando por toda la jerarquía de directorios. La primera de ellas pasa por aprovechar una opción que ofrece el propio registro de Windows, ya que ofrece desde el menú de la herramienta, la opción de añadir la ruta de una determinada clave como favorita para que posteriormente podamos ir hasta ella con un solo clic.

Para ello, basta con abrir el registro de Windows, ir hasta la clave en cuestión y desde el menú, elegir la opción Favoritos > Agregar a favoritos. Ahí le podemos dar el nombre que queramos para distinguirla perfectamente y nos aparecerá dentro del menú Favoritos la próxima vez que entremos.

Otra opción es utilizar un software de terceros, como RegSkip, que además de poder indicar la ruta a la que queremos ir para que con un solo clic nos lleve hasta ella, también permite acceder a las claves del registro de otros equipos de forma remota. Además, se trata de un software portable, por lo que no requiere instalación y se puede ejecutar sin problema en cualquier equipo. Puedes descargar la herramienta desde este enlace.

Otra herramienta que nos permite abrir directamente  una clave de registro es Regjump, una utilidad de línea de comandos. Para hacer uso de ella, la descargamos y descomprimimos, abrimos una ventana del símbolo del sistema con permisos de administrador y vamos hasta la carpeta donde hemos guardado el ejecutable.

Una vez hecho esto ponemos en marcha una clave específica del registro directamente desde esta herramienta ejecutando el comando: regjump [ruta de la clave], por ejemplo, regjump HKEY_CURRENT_USER\SOFTWARE\Microsoft\Windows.

 

Fuente SoftZone

Cómo cerrar tu cuenta de correo de Yahoo y Flickr

1: Resumen de la polémica sobre Yahoo

Hace poco se filtró un posible hackeo a varios millones cuentas de Yahoo. Según algunas fuentes, se produjo hace bastante tiempo y de forma limitada. Finalmente, la propia compañía confirmó la brecha de seguridad. Aceptó a regañadientes el descomunal tamaño de la misma, aunque sin dar la potencial cifra: hasta 3.000 millones cuentas pudieron ver comprometida su contraseña.

Si tienes un correo electrónico alojado en Yahoo, es muy posible que la compañía se haya puesto en contacto contigo para que cambies tu contraseña. Es recomendable hacerlo, siempre que no prefieras borrar para siempre tu cuenta de Yahoo.

Como las desgracias nunca vienen solas, también se ha sabido que Yahoo ayudó a los servicios de espionaje de Estados Unidos. La CIA, el FBI y la NSA tuvieron acceso ilimitado a todos los correos electrónicos enviados por usuarios del servicio.

Son dos muy buenos motivos para cerrar tu correo de Yahoo Mail ahora mismo. Si estás convencido a hacerlo, te explicamos cómo.

2: Accede a tu cuenta de Yahoo Mail

Desde hace años Yahoo es un servicio que está en caída libre. Probablemente en su día te hiciste una cuenta de correo allí y no volviste a usarla.

¿Qué más me da si la hackean o no? Hay un motivo para no tomarse esto a la ligera: puede que uses una contraseña parecida en tu correo actual. Mucho cuidado con posibles hackeos derivados del que ya conocemos. Además, Flickr aún resiste como servicio de alojamiento de fotografías, y pertenece a Yahoo.

Si recuerdas tu contraseña, accede a Yahoo Mail. También tendrás que confirmar que no eres un robot con el captcha automatizado.

Al igual que otras webs y servicios parecidos, ten por seguro que no te van a poner fácil darte de baja. Si lo intentas por ti mismo, verás que no aparece por ningún lado la opción de borrar tu cuenta de correo.

3: Despídete de tu cuenta de Yahoo

Yahoo lleva con mucho secretismo la web en la que puedes borrar tu cuenta. Puedes acceder haciendo click sobre este enlace, siempre y cuando hayas hecho login con su usuario y tu contraseña previamente.

El sistema detectará tu cuenta de correo y te preguntará si quieres eliminarla. Para hacerlo tienes que introducir el captcha que se muestra en la parte inferior de la página, otra vez.

En las condiciones para cerrar la cuenta de Yahoo verás que se te advierte de la renuncia que supone a tu nombre de usuario, archivos almacenados y cuenta de Flickr.

Si la compañía no te ha convencido para que te quedes, haz click en Sí, eliminar mi cuenta.

4: Espera 90 días y siéntete libre

Yahoo almacenará tus datos durante 90 días antes de borrarlos definitivamente, por si pensabas que ya te habías librado. Durante ese tiempo, todos tus correos e información estarán disponibles por si la CIA o algún espía quiere consultarlos quieres recuperarlos.

En teoría, aquí acaba tu relación y tu cuenta de correo Yahoo Mail y Flickr. Millones de personas pueden dar la puntilla a una empresa que ya lo estaba pasando muy mal. De momento, el resto de clientes de correo son refugios seguros, ya que declaran no haber colaborado con el espionaje norteamericano y pretender hacerlo en el futuro.

 

Fuente ComputerHoy

Cómo crear una carpeta que no se puede borrar en Windows

La herramienta de Windows más utilizada hoy en día por todo el mundo es sin duda el explorador de archivos. Una interfaz que ofrece el sistema operativo de Microsoft desde hace muchos años y con la que permite navegar de forma visual por todas las unidades de almacenamiento del equipo, sus carpetas, subcarpetas, archivos, etc. Desde el explorador, también podemos crear nuevas carpetas y archivos, renombrarlos, eliminarlos, moverlos de una ubicación a otra, etc.

En este manejo de archivos y carpetas, seguro que a todo el mundo le ha ocurrido alguna vez que ha perdido algo por el camino, es decir, sin querer ha borrado la carpeta que no debía. Es un momento en el que nos entran los nervios, pensando que hemos perdido todo lo que había dentro y no sabemos si hay forma de recuperarlo.

Hoy en día existen algunas aplicaciones que nos ofrecen la posibilidad de recuperar aquellos archivos borrados, pero no siempre va a ser posible recuperar todo aquello que hemos borrado, en la mayoría de ocasiones sin darnos cuenta o por equivocación. Sin embargo, hay otra manera de evitar esto mucho más sencilla, y es creando una carpeta que desde el explorador de archivos sea imposible de borrar o renombrar, sin tener que recurrir a ningún software de protección de carpetas ni nada por el estilo.

Y es que Windows, cuenta con una serie de palabras reservadas del sistema, que las identifica de tal forma que no puedan ser borradas para evitar cualquier problema (con, aux, LPT1, LPT2, LPT3…). Por lo tanto, si creamos una carpeta con alguno de estos nombres, vamos a evitar que nadie pueda borrarla por equivocación o sin darse cuenta, de esta forma podremos almacenar en ella todo aquello que no queremos perder.

Antes de nada, hay que saber que si intentamos crear una carpeta con alguno de estos nombres en la unidad donde está instalado Windows o en otra unidad, desde el propio explorador de archivos, veremos cómo obtendremos un error y no podremos crearla. Por lo tanto, vamos a crear esta carpeta haciendo uso del símbolo del sistema. Ejecutamos el comando cmd y a continuación vamos a la unidad de almacenamiento de datos, por ejemplo D: y pulsamos Enter. La letra puede cambiar para cada usuario.

Una vez ahí, ejecutamos el comando md xxx\, donde xxx es una de las palabras reservadas mencionadas anteriormente, con, aux, lpt1, etc. Por ejemplo, podemos crear una carpeta con el nombre aux escribiendo md aux\ y pulsando Enter. Nada más ejecutar esto, podemos ir al explorador de archivos y ver que en la unidad D ya tenemos la carpeta aux. Ahora, si intento eliminarla o renombrarla, veremos que es imposible.

Por lo tanto, ya podemos comenzar a guardar lo que queramos en ella sin miedo a que nadie la pueda borrar. Para borrarla, sólo vamos a poder hacerlo nuevamente desde el símbolo del sistema, en esta ocasión tendremos que ejecutar el comando rd aux\.

Fuente SoftZone

¿Cuál es la diferencia entre POP3, IMAP y Exchange?

El protocolo IMAP sería el equivalente a tener tu propio apartado postal.

A pesar de que los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp han reducido el uso del correo electrónico por la inmediatez que proporcionan, continúa siendo uno de los principales sistemas de comunicación digital en la actualidad.

Es más que probable que envíes decenas de correos electrónicos cada día desde el trabajo, desde casa, desde tu smartphone, etc. ¿Pero realmente conoces los distintos protocolos que posibilitan que puedas enviar correos desde tu ordenador, tablet o smartphone y cómo afecta cada uno de esos protocolos a tu gestión del correo? Vamos a arrojar algo de luz sobre este tema para explicar, de la forma más sencilla posible, qué protocolos utilizan los servidores y clientes de correo para gestionar tus cuentas y qué diferencias hay entre POP3, IMAP y Exchange.

¿Webmail o cliente de correo instalado en tu equipo?

Antes de meternos en faena, conviene hacer un inciso en el método que usas para acceder a correo electrónico en el servidor, ya que esta forma de acceder a tu correo está estrechamente relacionada con los tres protocolos de email que vamos a tratar.

En primer lugar, encontramos el método de acceso llamado webmail, o acceso a tu cuenta de correo a través de un navegador. Este es el método más habitual para acceder a cuentas como las de Gmail, Hotmail, Yahoo o las cuentas de correo que te proporciona tu proveedor de Internet o servicios de alojamiento del dominio web.

Con webmail, el acceso se realiza directamente al servidor de correo mediante una interfaz gráfica que se ejecuta en el navegador, por lo que no es necesario instalar ningún programa en el ordenador que sirva de intermediario entre el usuario y el servidor de correo. El gran inconveniente de este método es que, dado que se conecta directamente con el servidor de correo, si no dispones de conexión a internet en todo momento, no puedes acceder a tu correo, pero tampoco descargas el correo en el ordenador que estás usando.

Por otro lado, están los clientes de correo, como Outlook, Thunderbird o lasaplicaciones de correo nativas de Windows 10 o macOS. Estos clientes de correo son programas que se instalan en tu equipo y actúan como intermediarios entre el servidor de correo que contiene tus correos electrónicos y tu ordenador.

A diferencia del webmail, el cliente de correo puede actuar de forma local guardando tus correos, por lo que no es estrictamente necesario contar con conexión a Internet constante como sí sucede con webmail. Es en este punto donde las diferencias entre los protocolos POP3, IMAP y Exchange se hacen más notables para el usuario, a pesar de que los clientes de correo actuales son compatibles con estos tres protocolos de envío y recepción de correo electrónico.

POP3, historia viva del correo electrónico

En los primeros años de la era digital el acceso a una conexión a Internet era mucho más limitada, tanto en términos de velocidad, como de disponibilidad. Por ello era necesario un sistema que permitiera realizar conexiones puntuales con el servidor de correo para descargar todos los correos del servidor a un ordenador y posteriormente cerrar la comunicación para, ya desconectado, revisar y gestionar el correo.

Allá por 1984 se crea el primer protocolo POP (acrónimo de Post Office Protocol) ya que su funcionamiento es muy similar a ir a buscar tus cartas a una oficina postal.

Con el protocolo POP el cliente de correo instalado en tu equipo se conecta a tu servidor de correo, que actúa como oficina postal, y descarga al disco duro todos los correos que allí se almacenan, eliminando la copia del servidor. Es decir, que es como si pasaras a buscar tu correo por tu oficina postal, en la que se te entregan todas tus cartas y la oficina no se queda ninguna copia de ellas.

Esto implica que si tras descargar tu correo en un determinado ordenador vuelves a acceder al tu servidor de correo desde otro equipo diferente (o desde webmail), tu buzón aparecerá vacío dado que tu correo ya ha sido “recogido” por otro ordenador. Esto limita su uso desde varios dispositivos diferentes.

El sistema de envío de los correos mediante POP3 también se hace de forma puntual. El usuario redacta un correo y el cliente de correo lo almacena en la bandeja de salida para, en el momento en el que haya una conexión a Internet disponible, subirlo al servidor de correo para su envío.

El protocolo de correo POP ha sufrido varias revisiones. En 1985 se estandarizó el protocolo POP2 y la versión actual de este protocolo es POP3.

Este protocolo de conexión con el servidor de correo tiene como prioridad la austeridad en la comunicación entre servidor y cliente, por lo que es ideal para no colapsar servidores poco potentes o que deben gestionar muchas cuentas simultáneamente. Por ese motivo, su uso está muy extendido entre los servicios de alojamiento web y en el ámbito de pequeñas empresas con servidores de correo propios.

Protocolo IMAP y la evolución de Internet

El protocolo IMAP, el más habitual en nuestros días, marca el inicio de la conectividad constante disponible actualmente, con buenas velocidades de transferencia y hardware capaz de responder a todo tipo de exigencias.

IMAP es el acrónimo de Internet Message Access Protocol y, a diferencia del POP3, permite sincronizar carpetas de correo alojadas en el servidor con varios dispositivos, manteniendo los correos en el servidor. Siguiendo con la analogía de la oficina postal, el protocolo IMAP sería el equivalente a tener tu propio apartado postal en el que puedes elegir si llevarte el correo a casa, o almacenarlo en tu caja privada de la oficina postal.

Esto significa que si accedes a tu cuenta de correo desde el cliente de correo de un ordenador y lees uno de los 5 nuevos correos que has recibido, y luego accedes desde el navegador de tu tablet a la versión webmail del servicio, se mostrará ese mensaje como leído y podrás continuar revisando los otros 4 que te faltaban.

El lado negativo de este protocolo de correo es que, dado que no elimina los correos del servidor hasta que el usuario no los borra expresamente, va ocupando más y más espacio hasta que llega al límite asignado por el servidor y se bloquea el envío y recepción de correo. Esto puede obligarte a utilizar el cliente de correo instalado en tu ordenador para realizar copias de seguridad locales de tus correos para posteriormente eliminarlas del servidor por motivos de espacio.

Esto, en grandes servidores de correo como los que ofrece Google en su correo Gmail, donde dispones de decenas de GB de almacenamiento para tus correos no es problema, pero si se trata de un servidor de correo propio con recursos limitados, es un factor a tener en cuenta.

Microsoft Exchange, la versión empresarial de IMAP

Microsoft decidió crear su propia versión ampliada de IMAP que conserva su mismo comportamiento en lo que a gestión y sincronización de correos se refiere, pero mejorando su conectividad con las aplicaciones, de forma que además de sincronizar el correo, también permite sincronizar contactos y calendarios.

Para poder usar este protocolo Exchange, tanto los servidores de correo, como el cliente de correo utilizado en tu equipo deben ser compatibles con el protocolo Exchange ActiveSync que permite sincronizar toda la información, mostrando en todo momento la información actualizada de correos, contactos, listas de tareas, calendarios colaborativos y otras aplicaciones.

Según la configuración del servidor de correo Exchange, también puede ser utilizado como POP3, por lo que unificaría en una sola arquitectura a los otros dos protocolos de correo.

Esto resulta muy útil en el ámbito empresarial ya que, por ejemplo, facilita la sincronización de la agenda en tiempo real.

Al necesitar un software específico para funcionar, este tipo de protocolos de correo acostumbran a tener un coste inicial mayor, pero a cambio ofrece unas posibilidades de movilidad y productividad mucho mayores.

SMTP, el responsable del envío de tus correos

Si bien los protocolos POP3, IMAP y Exchange son los más conocidos por los diferentes comportamientos en la forma de entregar el correo desde los servidores, todos tienen un denominador común que es el protocolo utilizado para el envío de tus correos a los diferentes servidores de correo.

De ello se encarga el protocolo SMTP (Simple Mail Transfer Protocol) que es el responsable de conectar con tu servidor de correo, hacerle saber que quieres enviar un nuevo correo a un determinado destinatario, y transmitir cual es el contenido de ese correo para enviarlo, o en caso de ser imposible ese envío, hacerte saber que ha sido imposible realizarlo.

En conclusión…

Simplificando conceptos y llevando estos protocolos de entrega de correo postal tradicional, podríamos decir que el protocolo SMTP sería el sistema logístico del operador postal que se encarga de llevar tu carta desde la oficina postal de tu barrio en la que la has entregado (servidor de correo), hasta la oficina postal de la población del destinatario.

El cartero que te entrega las cartas estaría representando a los protocolos de envío

El cartero que te entrega las cartas estaría representando a los protocolos de entrega del correo, en función de si te lo entrega en casa (POP3), te lo deja en un apartado postal para que tú las gestiones (IMAP) o te llame por teléfono cada vez que tienes correo para que tú decidas si quieres que te entregue las cartas en casa, en el apartado postal, en el trabajo y si quieres que además te lleve el periódico (Exchange).

Fuente ComputerHoy

Soluciona (casi) todos los problemas de la Windows Store en Windows 10

Una de las novedades de Windows 10 ha sido la Windows Store, una renovada tienda de aplicaciones universales a través de la cual podemos descargar e instalar apps muy similares a las que estamos acostumbrados a utilizar en los smartphones y en las tablets. Esta tienda, por desgracia, suele causar problemas a muchos usuarios, impidiendo que estos puedan acceder a ella o, de hacerlo, que puedan descargar los programas sin problema.

Aunque no vamos a poder solucionar el 100% de los errores de esta tienda de aplicaciones, la mayoría de ellos sí que tienen solución, aunque, debido a la escasa información que se facilita de cada error, suele ser complicado dar con la causa concreta de él.

A continuación, os vamos a dejar una serie de pasos a seguir con los que poder solucionar todos, o al menos, la mayoría de los errores que pueden aparecernos en esta tienda de aplicaciones.

Cómo arreglar los problemas de la Windows Store en Windows 10

Eliminar la configuración de la tienda

Uno de los trucos que más errores soluciona es restablecer la configuración por defecto. Con Windows 10 Anniversary Update, Microsoft añadió a su sistema operativo más control sobre las apps descargadas desde su tienda de manera que, si queremos, podemos eliminar sus datos y volver a cargar las configuraciones por defecto.

Una vez eliminados los datos, es recomendable reiniciar el ordenador para que los cambios surtan efecto. Esta misma solución puede servir, por ejemplo, para solucionar problemas en otras aplicaciones.

Utilizar el solucionador de problemas de Windows 10

Windows 10 cuenta con una serie de herramientas que intentan ayudarnos a solucionar los problemas que podemos encontrarnos mientras utilizamos Windows 10. Una de estas herramientas está especializada en detectar y solucionar todos los problemas de la Windows Store.

Para acceder a esta herramienta, debemos acceder a la ruta:

  • Panel de control > Todos los elementos de Panel de control > Solución de problemas > Todas las categorías

Y allí elegir la herramienta “Aplicaciones de la Tienda Windows“. La ejecutamos y seguimos los sencillos pasos que nos aparecen.

 

Comprueba la fecha y la hora del ordenador

Otro de los fallos más comunes es que nuestro ordenador tenga mal configurada la fecha o la hora y, por ello, genera problemas al sincronizarse con los servidores de Microsoft dando lugar a estos problemas.

Vuelve a instalar y a registrar las aplicaciones

Si vemos errores del tipo “No se puede abrir la aplicación” o “El periodo de prueba ha expirado”, es posible arreglar este error con un simple comando de PowerShell. Para ello, tan solo debemos abrir el terminal PowerShell con permisos de administrador y ejecutar en él el siguiente comando.

  • Get-AppXPackage -AllUsers | Foreach {Add-AppxPackage -DisableDevelopmentMode -Register “$($_.InstallLocation)\AppXManifest.xml”}

Una vez finalice, podemos probar si todo vuelve a funcionar con normalidad.

Elimina la caché de las aplicaciones

Adicionalmente al paso anterior, es posible solucionar problemas eliminando la caché de las aplicaciones. Para ello, aprovechando la misma ventana de PowerShell anterior, ejecutamos en ella el siguiente comando y esperamos a que finalice todas sus tareas:

  • wsreset.exe

Además, podemos ir al registro de Windows, buscar la ruta “HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows\CurrentVersion\Appx\AppxAllUserStore” y, en ella, eliminar la carpeta que corresponda con el ID de nuestro usuario, el cual podemos comprobar fácilmente ejecutando el MD-DOS el comando “wmic useraccount get name,sid”

Por último, si nada de lo anterior ha tenido éxito, antes de darnos por vencidos y formatear nuestro ordenador, podemos probar a crear una nueva cuenta de usuario. Muchas veces, una nueva cuenta con una nueva configuración de Windows desde cero soluciona la mayor parte de los problemas.

 

Fuente SoftZone

Gestiona las particiones de tu disco duro con Macrorit Disk Partition

A la hora de gestionar el espacio de almacenamiento de nuestros discos duros, hay algo que se viene realizando desde hace mucho tiempo, pero que sin duda, es mucho más extendido desde que las unidades de almacenamiento tienen una mayor capacidad. Nos referimos a realizar particiones, es decir, reservar un espacio del disco duro donde almacenar determinados archivos, realizar la instalación de un sistema operativo, etc.

Sin embargo, para muchos usuarios hablar de particiones les puede parecer algo complicado y para lo que se necesita amplios conocimientos. Pero lo cierto es que al final resulta más sencillo de lo que parece y puede estar al alcance de cualquiera independientemente de sus conocimientos. Y es que hoy en día, existen herramientas que nos permiten trabajar con particiones de manera sencilla.

Entre todas ellas, Macrorit Disk Partition Expert es una de las destacadas, ya que además de ser un software que podemos conseguir de forma totalmente gratuita, es portable, por lo que podemos ejecutarlo en cualquier equipo sin necesidad de instalaciones y cuenta con una interfaz sencilla de utilizar. Es compatible casi con cualquier versión del sistema operativo de Microsoft y cuenta con las funciones más utilizadas a la hora de trabajar con particiones del disco duro.

Gestiona fácilmente las particiones de tu disco duro

Para comenzar a utilizar Macrorit Disk Partition Expert, tan sólo tenemos que ir a este enlace y descargar el fichero ZIP, para posteriormente descomprimirlo y lanzar el ejecutable. Nada más hacer esto, se nos mostrará una ventana con la interfaz de la herramienta en donde ya podremos ver las particiones actuales de nuestro disco duroautomáticamente.

También nos mostrará el tamaño de cada una y una descripción para indicar a qué está destinada cada una de ellas. En el menú de la izquierda, aparece un listado de todas las funciones disponibles, que como se puede ver, son básicamente casi todas las que vamos a poder necesitar para gestionar el espacio de nuestro disco duro.

Entre las más destacadas, podemos encontrar la opción que nos permite cambiar el tamañode una partición, moverla, copiar, cambiar etiqueta, desfragmentar, así como borrar,formatear o eliminar datos o espacio libre. Además, cualquier acción se puede ejecutar de forma sencilla a través de la interfaz sin tener conocimientos previos sobre cómo trabajar con las particiones de tu disco duro. De esta forma, podremos gestionar el espacio que queremos designar a nuestro sistema operativo, el que vamos a usar para guardar nuestros archivos, copias de seguridad, etc.

 

Fuente SoftZone

JetBoost: Cierra procesos y mejora el rendimiento de tu ordenador

A medida que vamos haciendo uso de nuestro PC y vamos instalando cada vez más aplicaciones, es probable que notemos como el rendimiento del equipo se puede ver mermado considerablemente. Esto puede ser por varias causas, pero una de ellas es que determinadas aplicaciones instaladas consuman grancantidad de recursos de nuestro equipo mientras que se ejecutan en segundo plano.

Sin embargo, controlar este consumo en aplicaciones que se están ejecutando en segundo plano, puede resultar una tarea bastante engorrosa y según los conocimientos que tengamos, algo difícil de detectar. Por lo tanto, vamos a mostrar a continuación una aplicación que nos va ayudar a detectar todos aquellos procesos y servicios, ya sean de Windows o no, que están consumiendo más recursos de nuestro equipo mientras se ejecutan en segundo plano.

De esta forma, podremos detenerlos para liberar todos los recursos posibles del sistema y asegurarnos una mejora en el rendimiento del equipo.  La herramienta en cuestión se llamaJetBoost y se puede conseguir de forma totalmente gratuita desde este mismo enlace. Nada más instalada, en el momento que la lancemos, vamos a ver cómo se muestra una interfaz tan sencilla que únicamente se muestra un botón azul en el centro que pone Comenzar.

Aumenta el rendimiento de tu ordenador con un solo clic

Con tan sólo un clic, estaremos consiguiendo acelerar en un buen porcentaje nuestro equipo, pero si queremos personalizar las opciones de JetBoost, entonces tenemos que pulsar sobre la opción Personalizar que aparece junto al botón Comenzar. Esto nos mostrará, organizado por pestañas, los procesos, servicios, servicios que no son de Windows y otras opciones que ha detectado que se están ejecutando en el equipo y que pueden estar consumiendo gran parte de los recursos del PC como CPU o memoria RAM.

En la pestaña otros, podemos ver algunas acciones como limpiar la memoria RAM, el portapapeles, etc. En cada una de las pestañas, de manera manual podremos decidir si queremos acabar con algún proceso más o no, aparte de los que la propia herramienta ha marcado para la liberación de los recursos utilizados. Una vez configurado todo a nuestro gusto, sólo queda volver Atrás y pulsar sobre el botón Comenzar.

Esto iniciará automáticamente el proceso y una vez finalizado nos mostrará en la parte superior derecha de la interfaz, un resumen de los procesos detenidos por JetBoost, los servicios detenidos y el porcentaje de mejora de rendimiento que se ha conseguido con la detección de esos procesos, servicios y acciones.

 

Fuente SoftZone

PARTIDA 7 Match CARLSEN – KARJAKIN por el Campeonato Mundial de Ajedrez 2016

El ruso Serguei Karjakin debió de conformarse con las tablas en 33 movimientos ante el noruego Magnus Carlsen, pese a disponer de ventaja, en la séptima partida del Campeonato del Mundo que se disputa en Nueva York. El marcador, a falta de cinco juegos, registra un empate a 3,5 puntos.
 
La estrategia de Karjakin de jugárselo a todo o nada sin posibilidad de recuperación sigue adelante. A prioiri el aspirante tiene menos opciones, pero cuando los nervios sean más importantes que el ajedrez las opciones se igualarán. En el séptimo juego el ruso volvió a jugar con las piezas blancas y cambió el peón de rey por el de dama. Una apertura insulsa, en la que ninguno de los dos bandos quiso arriesgar y como consecuencia se produjo el empate, aunque Karjakin dispuso de un peón de más en un final de torre con alfiles de diferente color. Un juego más de suma y sigue que de tratar de luchar por el triunfo.
Carlsen no está cómodo y en su cabeza todavía rondan las oportunidades perdidas y algunos graves errores cometidos. Sin embargo, jugará una partida más con blancas, entre ellas la duodécima y última a ritmo normal.
La octava partida se jugará este lunes a partir de las 16 hora de Uruguay
KARJAKIN-CARLSEN
Campeonato del Mundo, 7ª partida
1.d4 d5 2.c4 c6 3.Cc3 Cf6 4.e3 a6 5.Ad3 dxc4 6.Axc4 e6 7.Cf3 c5 8.0-0 b5 9.Ae2 Ab7 10.dxc5 Cc6 11.Cd2 Axc5 12.Cde4 Cxe4 13.Cxe4 Ae7 14.b3 Cb4 15.Af3 0-0 16.Aa3 Tc8 17.Cf6+ Axf6 18.Axb7 Axa1 19.Axb4 Af6 20.Axf8 Dxd1 21.Txd1 Txf8 22.Axa6 b4 23.Tc1 g6 24.Tc2 Ta8 25.Ad3 Td8 26.Ae2 Rf8 27.Rf1 Ta8 28.Ac4 Tc8 29.Re2 Re7 30.f4 h6 31.Rf3 Tc7 32.g4 g5 33.Re4 Tc8, tablas. (0,5-0,5).
Fuente AjedrezMental